23.2 C
Mexico City

¿Qué es si no el arte sin la poética?

Fotos Juan Rodrigo Becerra Acosta

Must read

Isabel García
Isabel Garcíahttp://https//www.soundancepodcast.com
Desde hace algún tiempo he tenido la inquietud y la pasión por compartir mi mundo: todo eso que las personas no saben que pasa tras bambalinas, lo que significa la vida dedicada a la danza, esas historias que el público no siempre conoce, nuestros secretos, etc. En Soundance quiero compartir con ustedes entrevistas hechas a gente que admiro y que viven el arte de la danza desde distintos lugares: aquí van a poder escuchar bailarines, maestros, coreógrafos y a mucha gente relacionada con el mundo de la danza, además de anécdotas personales y recomendaciones dancísticas. Actualmente, soy Corifeo en la Compañía Nacional de Danza de México. Entre mis papeles más destacados se encuentran: La Reina de las Nieves, en el Cascanueces, Blancanieves en el ballet del mismo nombre, de Irina Marcano, Desdémona en La Pavana del Moro, de José Limón, el pas de deux del Cisne Blanco, pas de dux de la escena del balcón de Romeo y Julieta, Ebony Concerto de Demis Volpi, Pas de Quatre, Grandes Cisnes y Pas de Trois de El lago de los Cisnes, así como obras de George Balanchine (Serenade, Tema y Variaciones), Manon de Kenneth MacMillan, Sueño de una noche de verano de James Kelly, Concierto para piano de Rachmaninov de Uwe Sholtz, Romeo y Julieta y La fierecilla domada de John Cranko, El Lago de los cisnes y La Bella Durmiente de Mario Galizzi, La Bayadera, La Sílfide y el escocés, Don Quijote, Las Sílfides (Chopiniana), entre muchos otros. ​ Paralelamente a mi carrera en la danza estudié la licenciatura en comunicación y periodismo en la Universidad Latinoamericana y he sido colaboradora en revistas como Tiempo Libre, Pointe Magazine, Time Out e Interdanza sobre temas dancísticos, así como creadora del blog Diario de una Bailarina y Co-fundadora de la Asociación Civil Ciudad en Escena, dedicada a difundir el quehacer dancístico. ​ Espero que se diviertan mucho y que podamos ir construyendo una comunidad de danzómanos para disfrutar más de este universo y que también sea un espacio para que ustedes descubran cosas increíbles acerca de lo que significa dedicarse a la profesión de la danza.

Entrevista a Ninoska Soto y Gabriel Miranda, directores de  Pseudónimo Cia.

En el marco del Festival Internacional de la Ciudad de México se presentó Pseudónimo Compañía de Arte Contemporáneo creada por la coreógrafa y bailarina Ninoska Soto y el músico y compositor Gabriel Miranda en el año 2016, en Santiago de Chile. La obra Translúcidos fue la pieza con la que esta agrupación participó en el día de clausura de este encuentro dancístico y tuve la oportunidad de platicar con ellos de forma virtual sobre los orígenes de la compañía, su propuesta artística, su búsqueda creativa y sobre como todos somos, siempre, espectadores del arte y de la vida.

Ninoska, Gabriel, me da muchísimo gusto conocerlos. ¿Cómo están?, ¿cómo los recibió la Ciudad de México?

Ninoska: Estamos muy contentos, medio estresados pero es parte de esto: prepararse desde antes de venir, organizar todo, costear pasajes, todo es aún más complejo con la pandemia pero sorteando la ola para poder seguir y resistir. Venimos de dar una función en Querétaro  y estamos ahora preparándonos para nuestras funciones en el FIDCDM.

Gabriel: Sufriendo pero disfrutando también. Aquí en la CDMX nos sentimos como en casa, es la tercera  vez que venimos a presentarnos y también a conocer, a vivir sus calles y sus escenarios. Esperábamos poder haber venido el año pasado pero como sabemos, todo ha estado complicadísimo.

Ninoska: Estamos bastante enamorados de México por todo lo que tiene, por las personas, los lugares, la gastronomía, la buena onda, esta ciudad siempre nos está llamando de vuelta.

El logro de gestionar giras con esta situación es enorme, toda la logística implica un gran esfuerzo de ambas artes para que ustedes puedan presentarse en vivo en una ciudad que ha estado muy castigada sin eventos presenciales, con la frustración recurrente de tener que cerrar los espacios. Es maravilloso que el público de aquí los pueda disfrutar, la gente está muy contenta de poder regresar al teatro, es un momento muy especial porque por fin está sucediendo otra vez.

 Ninoska: Hace un año y medio que no veíamos tampoco una función presencial, recién ahora reabren los espacios en Chile, a nivel cultural hemos estado con muchas frustraciones y esperanzas de que esto se acabe pronto y utilizando mucho la herramienta virtual pero a uno le gusta ver, aplaudir, sentir. Las pocas cosas que se están realizando son porque uno les pone mucha más fuerza y voluntad, sabemos lo difícil que ha sido y aquí en el festival lo han hecho de una manera que reconocemos mucho.

Gabriel: Es una época para resistir porque las condiciones nos dicen que está difícil, que quizá sea mejor no hacerlo  pero ese ímpetu, ese fuego interior que mueve a los artistas para salir de sus países y todo acá para la organización, levantar recursos y hacer  este encuentro es muy valioso y como compañía lo apreciamos un montón. La oportunidad de estar en un escenario y compartir con las personas es muy nutritivo y necesario espiritualmente.

Ya en el ámbito cultural estamos acostumbrados a ir contra corriente y este panorama actual es un generador de emociones nuevas a raíz de estos obstáculos. ¡Los felicito mucho!.
Para la gente que los quiere conocer, hablemos de Pseudónimo Cia, y de quiénes son ustedes.

Ninoska:  Yo soy bailarina y Gabriel es músico, nos conocimos en la universidad porque estábamos en la misma carrera y empezamos a hacer trabajos en conjunto. Cuando egresamos decidimos armar algo más serio y ahí se creó Pseudónimo Cia. Así, hemos explorado nuevas herramientas y adquirido más conocimiento de nosotros mismos en otras áreas; por ejemplo, en mi caso con el vestuario de las obras y la propia dirección de las mismas.

Gabriel: Yo comienzo la propuesta desde la música pero esta se va diversificando hacia otras áreas como la programación sonoro lumínica. Ese es el espíritu de Pseudónimo, si bien son el cuerpo y su accionar el  motor y la materia prima, nos permitimos que ingresen todo tipo de influencias independientemente de la disciplina.

Ninoska: Nos adentramos en ese espacio de probar otras cosas que desde el oficio vamos aprendiendo y así nos abrimos otras puertas para potenciar nuestras decisiones artísticas:  exploramos el dibujo, la pintura, la programación , el cuerpo, el sonido, la plasticidad, los colores  y vestuarios. Nuestro objetivo es ir sumando y ampliando capas,  permitirnos a nosotros mismos entrar en otros lugares que quizás no son tan cómodos al principio pero de los que podemos aprender.

Gabriel: Hay una búsqueda constante y un interés por sorprenderse con lo que uno habita y con lo común en el sentido de ese interés genuino de un niño por un gesto simple como estornudar y desde ahí comenzar a estudiar el movimiento, ampliarlo, multiplicarlo y  situarlo en una composición estética.

Ninoska: Es permitirse estar y ver, es esa capacidad del ser humano de tocar sentir, de sorprenderse con esas cosas tan simples y llevarlas a escena para desarrollar algo más complejo. Son un  montón de giros que se van mezclando para evocar ideas, conceptos y situaciones diferentes.

Gabriel: Ya van cinco años de esta investigación y todo lo que eso ha implicado, tenemos alrededor de seis trabajos de gran formato y ahora volvemos con Translúcidos, que es una obra del 2019 y que hoy tenemos esta oportunidad de reencarnar y recrear. Cada escenario donde se presenta tiene sus características propias y es parte de nuestra práctica abrazar las posibilidades que brindan los espacios y por eso las dos presentaciones que tendremos aquí en México serán distintas, aunque esencialmente se trate de la misma pieza.

Ninoska: Los lugares son distintos y ahí estamos nosotros desde un teatro, una plaza y un foro diferente. Estamos abiertos a trabajar desde ahí para ir actualizando  la obra y estar en el presente, tomando decisiones en el momento para que la pieza se siga nutriendo y se vuelva no una repetición, sino una experiencia viva.

Que auténtico este ingrediente bajo el cual maniobran: la sorpresa para ustedes mismos como intérpretes. No tratan nada más de dar un discurso, se adaptan y aprenden viviendo esa experiencia de maneras nuevas y pienso que eso es lo que conforma esta identidad suya como compañía de arte contemporáneo y no solo de danza, se trata de un concepto integral.

Ninoska: Sí, la verdad creo que fue un gran acierto de nuestra parte poder nombrarla así porque no nos encerramos en una sola línea artística, más bien integramos las distintas disciplinas y eso nos ha permitido estar en festivales de teatro, de danza, en encuentros digitales ( trabajando por ejemplo con gifs ). Nos vamos abriendo espacios y es muy bonito porque se recalca nuestro enfoque de llegar a diferentes lugares y como compañía ha sido muy enriquecedor.

Gabriel: También tenemos en consideración una visión del arte más holística mas allá de la forma o la técnica. La técnica es lo que nos hace clasificar cualquier expresión artística pero creo que el sentido de expresar una visión y de suscitar un momento es transversal a cualquier expresión. Hay una poética de fondo, eso sería lo que hace que el proyecto se integre. ¿Qué es si no el arte sin la poética? La técnica nos permite acceder a ella pero lo que nos interesa es ese centro líquido, ese es el alimento mas espiritual.

Ninoska: Un cuerpo tiene forma, siente, percibe, tiene volumen, es arquitectura, sensibilidad, es pensamiento; entonces de alguna forma todo está tan mezclado que por eso no quisiéramos encasillarnos sino abrirnos a esa circularidad infinita. Es nuestro motor fundamental, el cuerpo existiendo.

Gabriel: Por ejemplo, si bien nos afectó el confinamiento, también fue un espacio y una posibilidad para trabajar otras áreas estéticas en las que ya teníamos ganas de entrar: el terreno audiovisual. Todo este tiempo fue una invitación obligada y considero que ha tenido su lado amable, por decirlo de alguna manera.  In Situ y Clarosucuro son algunas de nuestras propuestas en este terreno.

Esto los hace unos artistas muy integrales y, hablando de la temática,  ¿qué ideas les interesan, qué pensamientos son lo que les gusta explorar?

Ninoska: La verdad es que cuando nace alguna propuesta escénica nuestra investigación es sobre el ser y su relación con el otro y a partir de ahí se desprenden temas a nivel social y político. En muchas obras no tratamos solamente un tema,  nuestro trabajo es atravesado por muchos discursos que tienen que ver  con el ser (yo) en relación con él (otro) y en cómo estos se comunican y dialogan. Ahí aparece, por ejemplo el Estado o la jerarquización social, tomamos muchas ideas y nos cuestionamos qué tanto abrimos ese espectro de posibilidades al espectador para que este se cuestione y piense y es ahí donde surgen aún más temáticas.  

Gabriel: Podríamos decir que el tema es la problemática de lo humano. La técnica y la sorpresa la ponemos desde los discursos y desde quienes somos frente al mundo. No buscamos transmitir un discurso unívoco o irrefutable sino plantear mas dudas que respuestas, buscamos una provocación y la  invitación a la reflexión pensando por ejemplo en la influencia de movimientos como el surrealismo, donde el contenido está en nosotros mismos y en la observación. Estas imágenes surgen de pugnas que existen pero muchas veces los espectadores pueden entrar más y eso siempre es muy interesante. Tampoco es azaroso, tenemos una intención de elegir elementos provocadores que sean un tanto problemáticos. Nos gusta perturbar, que termine la función y que la gente se vaya pensando un día, una noche, una semana y que  así la obra siga viva.

Ninoska: Sí, nosotros podemos decir: en esta obra estamos hablando de la lucha de egos y cómo puede existir, por ejemplo, una manipulación jerárquica y provocamos desde ahí para ver qué le pasa al espectador, qué le sucede con lo que ve. La forma aparece porque hay un fondo sumamente claro, teórico, práctico y que tiene que ver con cómo invitamos al espectador a que vaya a ese lado. Lo invitamos a pasar por distintas emociones y sensaciones y ahí empiezan las reflexiones y los cuestionamientos más que solo contar una cosa radical con un fin claro.

Nos ha pasado que personas que ven las obras se han quedado una segunda vez para volver a verlas y tienen preguntas que nosotros respondemos pero también preguntamos de vuelta. A veces el espectador puede sentir que no entiende pero en realidad está entendiendo todo, lo que pasa es que existe la idea de suponer que no comprendemos pero, si nos ponemos a analizar  un poco, aparece la reflexión. Estamos acostumbrados a que sea todo más narrativo, que tenga un principio, un desarrollo y un final.

Gabriel:  O que tenga una sola forma de ser visto.  El público puede tomar o dejar lo que ve, es así, debe permitirse entrar en el viaje o no.

Ninoska: Lo que nosotros hacemos son invitaciones, provocaciones. Trabajamos mucho la performance en las diferentes áreas artísticas y a veces hay cosas que son mas grotescas y otras que son pura belleza. Todos somos muy diversos y podemos adentrarnos en varias capas de una sola cosa y ver las diferentes perspectivas de algo. El espectador que está en la primera fila no ve lo mismo que el que está en la última o el que está hasta arriba, incluso uno ve una obra influenciado por cómo tuvo el día.

 

Platiquemos de Translúcidos, la obra que presentan en la ciudad de México para cerrar el Festival Internacional de Danza Contemporánea de este 2021.

Ninoska: Translúcidos se generó en el 2019 y convocamos a un equipo maravilloso de tres bailarines y un actor. Al principio no teníamos muy claro hacia donde íbamos, sin embargo había una necesidad, un fuego interno y una intuición (que es súper bonita como parte fundamental de un trabajo creativo) y partió todo desde ahí. Comenzamos a explorar con distintos materiales que sentíamos necesarios usar y sabíamos cómo queríamos que convivieran con el cuerpo para  desprender las diferentes escenas o performances que componen esta pieza.

Gabriel: Se compone de una serie de performances que tienen su dinámica interna, que funcionan como pequeñas piezas, la función consiste en atravesar un viaje por cada uno de estos cuadros, como un viaje por el museo; sin embargo, hay elementos que traspasan todas estas micro propuestas y que tienen que ver con los contornos y las separaciones. Usamos una analogía partiendo de que el material translúcido es un material transparente pero por el cual no se puede ver nítidamente, como solo se reconocen figuras hay una transformación de la realidad y la realidad puede llegar a limitarnos. Todo el tiempo estamos rompiendo o atravesando estas capas que nos separan de esta existencia.

Ninoska: Ahí también nos adentramos en la pregunta de qué tan transparente o translúcido puedo ser yo con el otro y ahí empieza este juego con el cuerpo, con la piel, la carne los huesos. Por ejemplo, la primera escena tiene como motor el papel aluminio y el impulso para detonar la escena tiene que ver con cómo uno se permite adentrarse en este material para luego salir de él, entonces de ahí empiezan a descascararse estos seres que en un principio son esculturas vivas y que están detenidas por el contexto y por estos pesares que nos van dejado un poco bloqueados y no nos permiten respirar y liberarnos.

Gabriel: Hay un regreso a la piel, al cuerpo desnudo, a la desnudez como concepto, como una búsqueda del estado previo a todas estas concepciones sociales o personales que vamos haciendo de lo que somos mas allá de ver el potencial que tenemos.

A través de la obra constantemente volvemos a desnudar el cuerpo para llegar a este punto sin capa, a esta esencia y libertad.

Ninoska: Y yo siento que llegamos a lo más importante: al punto de descascararse de todo lo que no deberíamos tener, lo que se nos ha inculcado. Vamos creciendo y nos van dando parámetros de lo que podemos o no podemos hacer, se nos va limitando en la creencia de qué tan auténtico soy en mis decisiones. Y eso se representa en Translúcidos como un viaje a través los diferentes materiales para poder tocar temas como la manipulación, el machismo, el cuerpo anatómico.

Gabriel: Si, nos hacemos la pregunta de si yo soy así o soy lo que hicieron conmigo y todo esto enriquece la pieza pero me parece muy bien que el propio espectador vea más. Nosotros generamos nuestro discurso pero considero súper importante esa capacidad, esa responsabilidad que se le concede al espectador de generar los contenidos en conjunto con el artista y con la obra.

Hablando de esta reflexión a la que muchas veces nos lleva una obra, a veces puede no ser tan sencillo, uno no siempre sabe necesariamente qué preguntarse y si tenemos más herramientas nos podemos dar cuenta de cosas y empezar a reflexionar. ¿Qué preguntas invitarían al público a hacerse que le abran esta puerta a la reflexión cuando vea sus obras?

Ninoska: Yo creo que hay una muy simple: ¿qué vi, qué me movió lo que vi?, ¿qué pude observar? Creo que tan solo recordar, situar y decir, narrar qué estoy viendo, describirlo de inmediato, es el lugar más amable para poder entrar a reflexionar. Si yo estoy viendo que alguien baja por una escalera rápido puedo decir: “¡ah! Estoy viendo bajar a alguien por la escalera  muy apurado” y puedo empezar a tener un montón de dudas: ¿habrá ido a saludar  a alguien?,  ¿a comprar?, ¿quizá va al baño? Creo que desde esa sencillez de describir qué veo se empieza a pensar. Si decimos “no entendí nada” uno mismo se termina bloqueando y solo queremos que el otro nos explique. A veces, cuando nos hacen una pregunta en busca de una respuesta certera nosotros les preguntamos: “¿qué viste tú?, conversemos para ver hasta dónde podemos guiarte para empezar a reflexionar sobre esto porque no queremos limitarte”

Gabriel: Otra pregunta podría ser:  ¿cómo? y  esta se respondería a través de la descripción de lo que voy viendo. Esto implica una descripción concreta de lo que se vio, es a través de la forma que se comunica el fondo. Por ejemplo, en Translúcidos, podemos analizar cómo se relaciona el cuerpo con los materiales, con el otro, con el espacio, con la arquitectura, ¿cómo me encuentro a los cuerpos al principio de la obra? ¿los encuentro inmóviles, cubiertos? Y así empezamos a tirar palabras y esas palabras a su vez arrojan nuevas ideas.

Ninoska: Nosotros damos 50% y queremos que el espectador nos de el otro 50%, que sea un espectador activo al que no le queda nada más que reflexionar y estar, ver, describir, pensar.

Gabriel:  Y en última instancia disfrutar (risas)

Ninoska: Sí, porque las cosas no necesariamente tienen que ser tan rápidas, eficaces y racionales,  el tiempo va decantando un poco todo. Hay cosas que al verlas quizá sentimos que no las entendemos pero a nivel del cuerpo nos están pasando muchas cosas y puede que al otro día en la tarde nos venga una reflexión, un pensamiento que evoque lo que vimos ayer y creo que es súper bueno permitirnos esos espacios de incertidumbre porque todos llegamos a entender, solo que lo hacemos desde diferentes lugares.

Gabriel: Y con diferentes herramientas.

Ninoska: Eso es sumamente importante, somos seres tan diversos que sentimos, vemos y nos relacionamos de distintas formas y permitirse ese espacio de entenderlo así depende mucho del espectador.

Gabriel:  Y considerar que entender es mucho más que un aspecto racional,  uno puede entender desde la intuición, desde el temple o la emoción, desde la luz  que me evocó tal cosa. Eso es una forma de entender que no solamente está en el discurso formal y académico (que también es muy valioso) sino en  invitar a una concepción mas amplia .

Un poco entender es poder definir yo mismo lo que estoy sintiendo, independientemente de lo que eso signifique para cada quien y qué interesante ver como a ustedes les pasa también cuando son ejecutantes de la obra, cada uno experimentándola y sintiéndola de formas diferentes.

Ninoska: Si, igual creo que hemos llegado  a un punto muy bello de la conversación hablando de ese entendimiento transversal, ese lugar que es muy intuitivo y muy sensible.  

Gabriel: Y todos tenemos esa capacidad, un niño puede entender bajo esa concepción, no necesariamente tiene que armarse  un discurso.

No me queda más agradecerles esta conversación increíble, díganos en donde los podemos ver y seguir su trabajo.

Gabriel: Nos pueden seguir en Instagram y Facebook,  ahí compartimos lo que hacemos y mucho material de valor como fotografías y los trabajos audiovisuales de los últimos tiempos.

Ninoska: Y gracias por  la buena onda, el tiempo, la invitación, la charla, estuvo muy bueno, muy agradable .

¡Hasta pronto!

- Advertisement -spot_img

More articles

- Advertisement -spot_img

Latest article

error: Contenido con Derechos Aurorales !!
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad