18.8 C
Mexico City

Unen su talento para despedir a Agustina Galizzi

Fotos Cortesía: CND

Must read

Hace alrededor de dos décadas, Yazmín Barragán y Agustina Galizzi empezaron su trayectoria como bailarinas en la Compañía Nacional de Danza (CND) donde coincidirían en diferentes proyectos; años después, la primera se dedicaría a la docencia y se convertiría en coreógrafa, por lo que Agustina la eligió para ayudarle a crear una pieza con la que se despedirá de los escenarios en 2022.

La obra que lleva de título Impermanente, hace referencia justamente a lo cambiante y fugaz de la trayectoria de un bailarín o bailarina, quienes suelen retirarse tras un periodo relativamente corto. La coreografía se presentará este fin de semana como parte del programa de la Compañía Nacional de Danza ‘Programa de estrenos’ en el CENART; Yazmín Barragán nos habla más de ella.

 ¿Qué te inspiraba antes al bailar y crear y qué te inspira ahora?
Yazmín: Siempre me ha inspirado la música, desde que empecé a bailar y coreografiar las ideas me llegaban después de escuchar música. Para mí lo más importante es tener una buena selección musical; por eso todo el día me la paso escuchando música, tengo playlists con piezas que quiero trabajar y me gusta mucho la música clásica. Definitivamente la inspiración me llega primero por la música.

¿Cómo ha sido poder volver a trabajar en tu arte y cómo ha sido el regreso tras la pandemia?
Durante la pandemia no paré de trabajar; fue de manera diferente, pero como soy coreógrafa residente de la Compañía de Danza del Estado de México, y cuando nos agarró la pandemia estaba empezando mi trabajo ahí, hice muchas cosas por Zoom, videodanzas y coreografías a distancia; fue una manera diferente de trabajar, pero creo que como artistas siempre buscamos la forma de expresarnos y de seguir con lo que nos gusta.

Hoy la posibilidad de regresar a un salón es maravillosa, y llegas con más ganas y más ideas, porque tengo más herramientas para tener otra visión de algunas cosas. Es una dicha poder regresar a los salones de ensayos y a los teatros.

¿Qué recuerdos o vivencias has tenido con Agustina Galizzi?
Agustina y yo entramos prácticamente juntas a la compañía, alrededor del año 2000. Crecimos juntas artísticamente; la vi crecer desde el inicio, pasar por el cuerpo de baile, demi-solista, solista y después como primera bailarina, he sido testigo de su carrera y crecimiento.

Cuando empecé a hacer coreografías fue una gran inspiración para mí; es una gran artista, sumamente histriónica, súper completa que te facilita mucho el trabajo como coreógrafa porque entiende muy bien la plasticidad del cuerpo, las ideas, cualquier tipo de lenguaje. Es bastante dócil y efectiva para la danza, además de inteligente y musical.

Tengo muchos recuerdos con Agus, en muchas giras nos quedamos juntas, hemos sido grandes amigas y ahora ha sido una gran inspiración, un orgullo y un honor que haya pensado en mí para esta coreografía de su retiro, y que estoy haciendo con mucho amor.

¿Qué significa para ti la pieza Impermanente?
Decidí este nombre porque queríamos hablar de la impermanencia de la danza, que es una carrera muy rápida, veloz, con mucha adrenalina, y que no dura tanto, es muy fugaz.

Siempre está presente la impermanencia del bailarín, que si bien a veces no se retira de la danza sí está en constante cambio: empiezas como alumno, haces roles de cuerpo de baile y después eres solista, y de pronto tienes una lesión y empiezas a dar clases, y después regresas a trabajar y después te embarazas y tu cuerpo cambia; por eso la impermanencia de las cosas.

La carrera no es para siempre y hay que saber cuándo retirarse, porque cada vez llegan más jóvenes con muchísimas posibilidades y diferentes perfiles que te van comiendo los pasos y aunque tú tengas experiencia y bagaje, en lo que hacemos es inteligente saber cuándo retirarse, no de la danza -porque uno es bailarín hasta que se muere- pero hay que cambiar el rumbo. Puedes estar del otro lado preparando gente y transmitiéndole tu experiencia a las nuevas generaciones, para mí significa eso: poder llevar una transición sana de ser un bailarín activo a inactivo.

Mi transición de bailarina a coreografía y maestra fue maravillosa, la he disfrutado muchísimo y quiero que Agus la disfrute también, eso significa para mí esta pieza: el cambio.

¿Por qué elegiste este título?
Porque así es la vida: cambiante, y no solo la carrera del bailarín, todos nos vamos moviendo constantemente, no nos quedamos en el mismo lugar, nunca somos los mismos y cada año queremos diferentes cosas, así es la vida…

¿Cómo elegiste la música: Sonata para Violín y Piano?
Lo primero que elegimos fue la música, Agus ya me había dicho que quería trabajar con Meditacion de Thais” de Massenet, que es una música espectacular, pero como es corta no es suficiente para montar una pieza completa de ballet de 10-12 minutos, así que elegí además “Sonata para Violín y Piano” de Bach porque me parece funciona muy bien. Yo lo platiqué con ella y con Israel Torres, el violinista que nos va a acompañar en vivo, y entre los tres estuvimos de acuerdo. Israel es un músico extraordinario, hay pocos violinistas como él en el país así que el público va a apreciar no solo la danza sino la música en vivo, y también estará el pianista Carlos Gómez Matus.

¿Cómo ha sido el proceso con Agustina para darle vida a esta pieza?
Hemos estado muy conectadas, en constante comunicación, uniendo tanto mi visión artística como su idea de esta pieza para retirarse. Tenemos pensamientos muy similares y un gusto por el movimiento que yo hago que es ballet contemporáneo. Considero que leo bien a la gente con la que trabajo y trato de que se sientan cómodos, contentos con la coreografía.

Durante este proceso creativo hemos llorado muchas veces porque puede ser duro despedirte, y más con una pieza tan emotiva, pero siempre le pregunto cómo se siente. Afortunadamente tenemos una muy buena comunicación

¿Qué te gustaría que la gente se lleve al ver Impermanente?
Que la gente vaya a disfrutar y vea el sentimiento, eso es lo que más me importa de las coreografías que hago, que a los espectadores se les mueva algo en su pecho, que sientan el sentimiento de la bailarina que está enfrente, y creo que lo van a sentir con Agus.

Espero que la gente se conecte con ella y que sientan lo que está sintiendo al momento de retirarse, un proceso difícil, pero que creo estamos logrando muy bien. Espero que todos vayan a llorar porque será muy emotivo y espectacular.

PROGRAMA DE ESTRENOS, Teatro de las Artes del CENART (Av. Río Churubusco 79, Country Club Churubusco, Coyoacán) Viernes 26 de noviembre 20:00; Sábado 27 de noviembre 19:00 y Domingo 28 de noviembre, 18:00 horas.

Para la realización de estas funciones habrá un estricto apego a las medidas de protección sanitaria: instalación de un filtro con tapete desinfectante, aplicación de gel antibacterial, revisión de la temperatura, uso obligatorio de cubrebocas y respeto a la sana distancia, además de aforo limitado.

Las localidades ya están disponibles en taquillas del recinto y a través del sistema Ticketmaster.

Artículo anteriorDon Quijote regresa a los escenarios
Artículo siguienteThe Blue Room
- Advertisement -spot_img

More articles

- Advertisement -spot_img

Latest article

error: Contenido con Derechos Aurorales !!
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad